A Aldeia

Brotas es una parroquia del municipio de Mora, con una superficie aproximada de 83,15 km2 y una población de 451 habitantes, los datos de 2011.

 

Haciendo frontera con el Ribatejo y poco más de una hora de Lisboa, que pasa por el Pueblo de Brotas (Aldeia de Brotas) puede aflojar del cotidiano y disfrutar de la tranquilidad del campo.

 

Hacia el año 1834, la parroquia de Brotas pertenecía al municipio de las Águilas (Concelho de Águias), que recibió su primera carta en 1520. La sede de esto municipio fue originalmente la localidad de Águilas, habiendo pasado a finales del siglo XVIII al municipio de Mora, que actualmente pertenece.

 

Con alrededor de quinientos años de historia y un patrimonio arquitectónico inusual, el Pueblo de Brotas (Aldeia de Brotas) es un lugar agradable y especial. Un pueblo típico de Alentejo, con casas bajas, de paredes encaladas, con un riesgo colorido sobre las jambas y sobre las puertas. Decoradas con muebles tradicionales de la región, estas casas reproducen el espíritu de Alentejo rural y atemporal.

 

Hay varias hipótesis que sustentan el origen del nombre del lugar de Brotas. Puede estar asociada con la existencia de las brótolas, abundantes vegetales en la región en tiempo, pero también se puede derivar del significado de las palabras gallego-portugués burata que significa agujero o pozo, o posiblemente puede ser el resultado de la evolución lingüística de lo término brotes, cuyo significado se enciende el verbo brotar.

 

Al igual que muchos otros pueblos, Brotas nació debido a la presencia de una pequeña ermita existente, que hoy se despliega imponente e inusual Santuario de Nuestra Señora de Brotas (Santuário de Nossa Senhora de Brotas).

 

Este es un caso muy peculiar, en que los primeros edificios civiles que formaban el pequeño y original centro urbano, llamado el Barroca Nuestra Señora de Brotas (Barroca de Nossa Senhora de Brotas), se ordenó a elevarse por los peregrinos, cofradías organizadas, como de hecho, lápidas, todavía existentes en la actualidad, confirmarlo.

Naturaleza

La naturaleza y el entorno del Pueblo de Brotas (Aldeia de Brotas) es Alentejo en estado puro. Una paisaje poco modelado por el hombre como se puede leer en este pequeño texto, traducción libre, y fechado 1751.

 

“En todo el territorio de esta parroquia, y del término de esta localidad de Águilas (Vila das Águias), en gran parte con muy arbusto, la parte oriental, y el suroeste, que es la mayor extensión de la parroquia, son tierras firmes, y barros, que producen excelentes trigo, y el mismo fuerte todo lo demás en cantidad media. Para más al norte la mayor parte de la tierra de la arena y y da centeno en gran abundancia. Cuenta con grandes bosques de pinos, encinas y bosques de roble, que suministran la esterilidad, que sería menos si fuera más curiosa la diligencia de sus habitantes, ya que tiene muchos y amplios valles con un montón de aguas nativas durante todo el año, que puede hacer buena granjas”.

 

Pueden las aguas ya no funcionan tan abundantemente, pero son estos pinares, encinas y bosques de roble que conforman el paisaje. Bajo su sombra pastan los más diversos animales en extensivo. Muchos en producción de método biológico. Donde después de procesar vienen esos ahumaderos rellenando las papilas gustativas. Están en sus copas y entre ellos que se toman muchos de las delicias silvestres que las recetas gastronómicas se hace referencia, como verdaderos manjares de los Dioses.

 

Añadido a esta diversidad no se puede olvidar la flora endógena de donde salen los aceites aromáticos y dulce miel y bien sabroso a partir del laborioso trabajo de las abejas. Más vida salvaje que va a ver por estos campos fuera correr y saltar. Asegúrese de mirar arriba para ver el azul de este cielo único, lleno de pájaros durante el día y las estrellas en las noches calmas y serenas del ahora, nuestro Alentejo.

Patrimonio

El Pueblo de Brotas (Aldeia de Brotas) y su entorno tiene unos monumentos y centros de interés que se pueden visitar. A continuación se presentan algunos ejemplos.

 

La Iglesia de Nuestra Señora de Brotas (Igreja de Nossa Senhora das Brotas), o Iglesia de Brotas (Igreja Matriz de Brotas), clasificado como un inmóvil de interés público desde el año 1956. El edificio tiene sus orígenes en el siglo XVI, pero fue un lugar de peregrinación desde el siglo XV, ya que, según la leyenda, la aparición la Nuestra Señora, que curó milagrosamente una vaca. El techo y la cruz de la capilla mayor son del siglo XVI, pero la decoración se hizo con los azulejos en el siglo XVII y mármol neoclásica en el reinado de la Reina D. María I. El balcón exterior con altar es también el siglo XVII.

 

El conjunto de edificios de la Iglesia de Brotas (Igreja Matriz de Brotas), que se asemeja a un barrio y dio apoyo a las peregrinaciones de los peregrinos de las Cofradías de Nuestra Señora de las Nieves (Irmandades de Nossa Senhora das Neves). Todas las casas tienen dos plantas y algunas tienen escaleras de acceso a los balcones. Muy cerca se puede ver una fuente con un pico y un lavabo rectangular, y el Santuario de Nuestra Señora de Brotas (Santuário de Nossa Senhora das Brotas).

 

La Torre de las Águilas (Torre das Águias) que se encuentra en la localidad de Águilas, parroquia de Brotas, y está situado en las proximidades del río Divor y del Santuario Nuestra Señora de Brotas (Santuário de Nossa Senhora das Brotas) es también un muy buen ejemplo de lo que se puede visitar. Formó parte de la llamada Villa de las Águilas (Vila das Águias), de los cuales todavía hay algunas casas. Es uno de los ejemplos más significativos de torres manuelinas en la región, pero necesita una intervención urgente de consolidación y restauración. Construido a partir de 1520 por D. Nuno Manuel, jefe de la Guardia del Rey del Rey D. Manuel I (1495-1521), esta torre, de una casa señorial, que fue utilizado para el descanso de nobles en la caza del gran montaje, frecuente en ese momento en esta región . También suponen que la construcción de la torre estaría vinculada al culto de Nuestra Señora de Brotas (Nossa Senhora das Brotas), en el Santuario vecino. Clasificado como Monumento Nacional por Decreto Nº 136 publicada en el 23 de junio 1910.