El Pueblo de Brotas (Aldeia de Brotas) siempre ha sido rica en pequeñas actividades manuales. Pequeñas artesanías que apoyaron a los visitantes y peregrinos. Estas actividades fueron de gran importancia en la obra de la rueda de alfareros, el trabajo de moldeo de la tierra amasada para la construcción de piezas utilitarias para el suministro de nuestra región. Hoy en día seguimos poniendo la masa en la rueda, para dar forma a las pequeñas piezas decorativas e imprimir nuestra historia en azulejos hechos a mano con mucho color y dedicación.